Hay varios tipos de impuestos en Bélgica, incluyendo el impuesto sobre la renta.

Bélgica es uno de los países de la Unión Europea con los impuestos más altos.

Por ejemplo, el impuesto corporativo ronda el 34% mientra que el impuesto sobre la renta puede alcanzar el 50% para aquellos residentes cuyos ingresos superen los 34,330 euros.

Los impuestos en Bélgica son recaudados mediante deducciones profesionales y sobre ingresos de bienes y raíces.


Ingresos extras como transporte, bonos de comida, carro de la compañía, hospedaje y otros bienes recibidos deberán ser declarados también, al igual que intereses sobre ahorros e ingresos sobre inversión de capital si tienes una cuenta bancaria en Bélgica.

Los extranjeros que estén realizando una estadía larga en Bélgica deben visitar la oficina de Registro de Extranjeros más cercana.

De hecho, todos los extranjeros que viven en Bélgica deben pagar impuestos por todos sus ingresos si pasan al menos 6 meses al año en el país.

Los expatriados que reciban ingresos provenientes de Bélgica y otros países europeos, deberán chequear si son elegibles para algún tipo de deducción.

Tome en cuenta que los no-residentes deben declarar cualquier ingreso sobre inmuebles que se encuentren en Bélgica, cualquier ganancia generada por establecimientos belgas y cualquier ingreso generado por cualquier actividad comercial en Bélgica.

Algunos extranjeros que trabajan y residen temporalmente en Bélgica, como oficiales, directores o expertos, pueden ser exentos de una porción de impuestos si pueden probar que dicho ingreso es proveniente de actividades fuera de Bélgica.

Si no recibes el formato vía entrega postal, pueden contactar a la oficina de impuestos de la localidad.

Toma en cuenta que el formato de declaración de impuestos claramente establece la fecha en la que debe ser devuelta, debidamente llenada y firmada.

Book a free session